Termiteros: la pareja real

 

Por  Lewis, Vantchae .  y  Potter, Michel Francis

 

La casta reproductora de las termitas está constituida básicamente por una reina y un rey. Una hembra que se ha apareado y está produciendo huevos es considerada como reina. De forma similar un macho que se ha apareado y que permanece cerca de la reina es denominado rey. Cuando la reina ha alcanzado la madurez, ésta puede producir miles de huevos en un sólo día. Además en ciertas especies también puede ir incorporando más ovarios a su organismo, lo que induce un crecimiento del abdomen y una mayor fecundidad. Este crecimiento del abdomen puede significar que la reina pueda alcanzar un tamaño 10 veces mayor con respecto al porte original. Como dato anecdótico, cuando una reina tiene que trasladarse desde una cámara a otra, tiene que ser transportada por varias trabajadoras, y en recompensa genera una especie de jugo que es bebido por Termita alada 2las que realizan la labor. El rey en tanto, queda para siempre unido a la reina, y su tamaño sólo supera levemente al del resto de la colonia.

Dentro de los primeros días o semanas después de formar el par, la reina empieza a depositar docenas de huevos; números menores son depositados intermitente días después. El rey y la reina cuidan de sus primeras crías. Cuando hay un número de obreras presentes, ellas empiezan a cuidar de sus menores, de los huevos y de las reproductoras primarias. El crecimiento inicial de la colonia es lento, pero con el tiempo o al envejecer la reina su capacidad de depositar huevos aumenta y la colonia crece en forma acelerada.

Una reina madura puede vivir hasta 15 años y depositar 1.000 huevos por día. Una colonia madura puede producir hasta 20.000 termitas fértiles cada año. Las termitas aladas no se reproducen en sus colonias originales. Vuelan fuera del nido junto con miles de individuos de otras colonias cercanas. Cada espécimen alado intenta aparearse con una hembra de otra colonia. Muy pocas sobreviven a esta empresa. Aquellas que tienen éxito se convierten en rey y reina de una nueva colonia. Las migraciones generalmente ocurren después de un día tibio y lluvioso a finales de la primavera o principios del verano. Casi siempre en mayo o junio después del crepúsculo y en la media noche.

A menudo el cuerpo de la reina puede tener una longitud de  7 a 10 centímetros y 25 mm de diámetro. El resto de la colonia está c2ompuesta de termitas que tienen todos los papeles específicos en el cuidado de la colonia para que esta se mantenga activa con todo lo que conlleva su movimiento y sobre todo el aspecto relacionado con la comida.

Entre las termitas más activas se encuentran las obreras, casta esta que se encarga de llevar la comida al resto de la colonia. Estas termitas trabajadoras se mantienen ocupadas 24 horas al día, llevando las fibras de madera y otras formas de celulosa que ellas comen al los diferentes miembros de la colonia.

Las termitas obreras son las que también limpian y mantienen a la pareja real, el Rey y la Reina, y se llevan los huevos para depositarlos en los lugares destinados para su incubación.

Las termitas pueden producir todas las necesidades que necesita la colonia para mantener su hábitat regulado. Por ejemplo, las termitas que van a ser futuras reinas generan sustancias químicas especiales y son alimentadas por las trabajadores para asegurarse que a ellas les crezcan alas y su capacidad de poner huevos.

Estas termitas, a menudo llamadas “reproductoras”, vuelan en unas fechas determinadas en grandes manadas durante la p1rimavera. En esta etapa ellas no tienen definida todavía su futura función esto es, ser rey o reina. Una vez que han procedido al vuelo y encuentran una madriguera en el suelo, es cuando el futuro rey y la reina se encuentran seguros juntos en la jerarquía, la reina comienza a cultivar y producir los huevos para comenzar una nueva colonia.

Una vez que la termita reina se ha estabilizado en la colonia, y se han dado todas las premisas para que esta nueva colonia tenga futuro en su posicionamiento, esta reina empieza a poner huevos en muy poco tiempo. En experimentos de laboratorio se ha mostrado alguna especie que ponen un huevo por segundo, y si esta puesta es así, teóricamente podría poner más de 30 millones de huevos por año.

De todas formas la puesta de huevos de la reina estará condicionada a las necesidades de la colonia, esto es, si en el lugar que se ha ubicado no hay mucha comida la reina regula la puesta de huevos a este problema.

Para que la reina pueda efectuar esta función de poner tantos huevos tiene que aumentar de tamaño para que sus ovarios se llenen de futuras termitas

La termita reina esta constantemente preocupada para mantener la colonia llena de termitas trabajadoras u obreras, y a menudo tiene una cámara especial ” cámara real ” en el centro del nido donde puede quedarse, esta mantenida a una temperatura y humedad constante y a salvo de los peligros.

Aquí vive la termita reina, sola o, en algunas especies, con su real consorte. En comparación con sus súbditos. Su enorme abdomen es 1,500 veces más grande que el resto de su cuerpo.

La reina y su consorte nunca salen de la cámara real. Las termitas obreras los alimentan y los mantienen limpios, y la reina, constantemente acicalada, necesita este estímulo para poner huevitos. Día tras día, la reina deposita 36,000 de ellos, que las obreras colocan en cáma8ras separadas, donde se romperán.

Cuando la reina era una princesa alada, realizó un breve vuelo junto con un grupo de termitas que salía de la colonia madre. Cuando hubo encontrado consorte, ella y él cayeron al suelo, se despojaron de las alas y comenzaron a construir el nido nupcial. La primera generación producida fue de obreras, para que hubiese quien continuara con las tareas de construcción y mantenimiento.

La reina no hace nada más que poner los huevos y, en cualquier caso, por lo general esta demasiado grande e hinchada como para moverse a su alrededor. Esto significa que si hay cualquier peligro, las termitas obreras tienen que mover a la reina para proteger la colonia.

Sin la reina, la colonia muere. Las reinas son una comida muy nutritiva para las hormigas y, en algunas partes de África, las personas se las comen porque según ellos les hacen muy fértiles y fuertes.

El rey y la reina son los únicos los miembros sexualmente maduros y activos de la colonia. La reina en la única por lo general que es fértil. Ella continuamente suministra a la colonia nuevos miembros. Es de tamaño más grande y tiene un abdomen grande y muy desarrollado. La reina tiene un cuerpo con una parte delantera y su abdomen es tan grande que no puede hacer nada por si sola.

Una vez que la reina ha depositado los huevos en el lugar destinado, las termitas obreras tomarán los huevos puestos y los llevaran a en un lugar seguro y a salvo. Estos huevos no son movidos individualmente, pero si en grupos. Cada huevo es lamido por una termi6ta obrera y también lamen a la reina, esto se hace como una función que mantiene los huevos y la reina limpia. Siempre se encuentran termitas obreras alrededor de la reina que le traerán alimento para nutrirla y de esta forma pueda reproducir y vivir, así como también tiene un nutrido ejercito de termitas soldado que la protegen

El rey es el macho fértil de la comunidad, vive al lado de la reina. El rey es más pequeño que la reina, pero también más grande que los trabajadores y los soldados. Su abdomen no es tan grande pero su cabeza y tórax pueden ser tan más grandes como los suyos.

La cámara real tiene unas aperturas que son demasiado pequeñas para las primeras reproducciones de huevos de termitas, y con unas paredes gruesas. A veces cuando la reina se hace demasiado grande en el área de abdomen las termitas obreras ampliarán esta cámara hasta que se encuentre más cómoda. Las obreras la moverán a una nueva posición de la cámara si ella no tiene bastante espacio en la cámara real.

El rey suministra a la reina el esperma necesario para fertilizar los huevos. Esto dependerá de la especie de termitas, pero por lo general cópula una vez al mes o quizás más veces en la vida del rey y la reina.rey reina 2

El rey, una vez que ha fertilizado a la reina deja que esta empiece la fecundación y se retira hasta una nueva. Si la reina pone un número muy grande de huevos, es entonces cuando el rey puede encontrar necesario atenderla más de una vez al mes.

Cuando la pareja real muere o se debilita, los reproductores suplementarios dejan de recibir la inhibición que les provoca la reina, pudiendo completar su desarrollo y empezando la puesta. Aquellos reproductores suplementarios que antes y/o con más intensidad se desarrollen serán los substitutos.

En realidad todo el termitero se autorregula mediante un delicado equilibrio hormonal, en el que la reina es una parte muy importante, pero no la única: todas las castas intervienen en él.

Fotos:

David Mora

Babarado