Tratamientos superficiales de la madera

 

Por Alfredo Rivero

 

Los tratamientos superficiales de la madera se clasifican en tres tipos de forma de aplicación:

Pincelado: La aplicación del protector se realiza mediante tres manos de producto, mediante brocha o pincel, dejando secar entre ellas. La protección que confiere este sistema es muy baja, no debiendo utilizarse con madera a situar en lugares húmedos. Es óptima en madera de carpintería constructiva de escaso grosor.traitements-bois-exterieurs-bardages-4439-p3

Pulverizado: tanto manual, como mediante túnel de pulverizado, consiguiendo con el primero una protección similar al método anterior. En el caso de pulverizado en túnel, la madera se arrastra mecánicamente a través de un juego de boquillas orientadas, que impregnan todas las caras de la madera. Este sistema protege a la madera frente a la fotodegradación solar, además puede incluir elementos insecticidas y fungicidas, así como pigmentos antifotodegradantes.

Inmersión breve: consiste en sumergir totalmente la madera a temperatura ambiente, durante un breve espacio de tiempo, tras el que se somete a un proceso de secado. Es aconsejable su utilización en ambientes de escasa agresividad.

Los productos

Las principales materias primas empleadas en la fabricación de los productos de protección superficial de la madera son las resinas, los pigmentos y los solventes.

  • Las resinas (ligante): su función es proteger a la madera frente a la acción del agua y comunicar flexibilidad al producto.
  • Pigmentos: su función, además de su misión decorativa, es la de disminuir el efecto del sol.
  • Solventes: su función es transportar y disolver la resina y los pigmentos sin alterar su composición química. Se suelen utilizar el agua (los productos se denominan acuosos) o disolventes orgánicos (que se denominan productos en disolvente orgánico).
  • Otros componentes: su función es mejorar su comportamiento al exterior, como por ejemplo las ceras, productos hidrófobos, fungicidas, insecticidas,, los diluyentes , los filtros solares, estabilizadores de la luz HALS, antioxidantes inhibidores fenólicos , etc..

El enfoque adoptado en las nuevas normas europeas es realizar la clasificación en función de su aspecto y hacer la selección en función de su utilización final y de las condiciones climáticas de exposición. La clasificación por su “aspecto” está relacionada con el sistema de acabado y define 3 parámetros: espesor de la película, poder cubriente y brillo especular. Para cada uno estos parámetros se han definido a su vez diferentes clases: 4 para el espesor, 3 para el poder cubriente y 5 para el brillo especular.

Protección de la madera por Pincelado

La madera como soporte de la protección superficial o decorativa

Este tratamiento se aplica mediante pincel, brocha o rodillo con un protector que generalmente es en base orgánica o al disolvente. El producto penetra en la madera por el fenómeno de la capilaridad en los poros de la madera. Con este tipo de tratamiento y en fBrocha 2unción del tipo de protector utilizado se consigue una protección superficial contra la acción de agentes bióticos además de contra la fotodegradación.

En estos casos, la madera presenta unas propiedades particulares que es necesario conocer y comprender para realizar correctamente su protección o acabado superficial; estas propiedades adquieren una mayor importancia cuando se utiliza al exterior. Las propiedades que más influyen en la aplicación de productos para la protección superficial o de acabado son:

  • Aspecto: El colorido y el veteado de la madera son valores decorativos intrínsecos que hay que tener en cuenta a la hora de aplicar los revestimientos.
  • Contenido de humedad: La madera utilizada en interiores debe instalarse con un contenido de humedad comprendido entre el 7 y el 11%, y la utilizada al exterior con un contenido de humedad comprendido entre el 12 y el 15%.
  • Coeficiente de contracción: En las maderas utilizadas en el interior los cambios dimensionales apenas tienen importancia, pero cuando la madera se encuentra al exterior pueden tener una gran influencia porque se pueden producir cambios dimensionales importantes. Este hecho también pone de manifiesto la ventaja de utilizar especies de madera que tengan unos coeficientes de contracción pequeños o aquellas que se hayan mejorado artificialmente su estabilidad mediante la introducción (impregnación) de resinas.
  • Porosidad: Las maderas que son muy porosas absorben más cantidad de producto que las poco porosas. Así mismo380x285-cz5t la madera de albura es más porosa que la de duramen y dentro de estas la madera de primavera es a su vez más porosa que la de verano.
  • Contenido de exudados: Los exudados y extractos de la madera son sustancias metabólicas complejas más o menos viscosas como resinas, aceites, gomas, ceras, antioxidantes y colorantes. Afloran en la superficie de forma irregular según las especies, las muy ricas son las llamadas “maderas grasas” como el iroko y la teca, mientras que las “maderas secas” son las que contienen menos sustancias. La presencia de estas sustancias en la superficie de la madera dificulta, retarda o impide la polimerización o secado de los recubrimientos. Para prevenir la aparición de los extractos conviene preparar adecuadamente la superficie, limpiándola a fondo con disolventes adecuados.
  • Preparación y estado de la superficie de la madera: Los mejores resultados para la aplicación de productos superficiales se consiguen con madera nueva o recién mecanizada (limpia) y seca. Se recomienda aplicar los productos cuando las condiciones ambientales sean moderadas y secas, siguiendo la evolución del sol. Para aplicar la nueva capa de protección superficial es necesario realizar una correcta preparación de la superficie; cualquier producto, incluyendo los mejores, se comportará mal si no se aplica sobre madera sana.

Protección de la madera por Pulverización

En este tratamiento el protector se aplica en la superficie de la madera con un pulverizador manual o mecánico. De esta forma se consigue y en función del protector utilizado una protección superficial contra agentes bióticos y fotodegradación de la madera. Cuando se emplea el sistema de pulverización, este es más eficaz que el del pincelado, ya que se suele equiparar a 3 o 4 manos de pincelado.

Cuando queramos aplicar este tratamiento, el contenido de la humedad de la madera puede ser inferior al 18% si el protector utilizado es un disolvente orgánico o acuoso. Si se requiere proteger la madera recién aserrada contra hongos cromógenos y mohos, entonces se puede aplicar a madera con una humedad superior al 28%.

Pulverización           Tratamiento por pulverizacion 3

Protección  de la madera por inmersión breve

En este tipo de tratamiento las maderas se sumergen totalmente en un protector hidrosoluble u orgánico-al disolvente durante un período de tiempo entre los 10 segundos y los 10 minutos, dependiendo de la especie, de las dimensiones y del tipo de protector. El protector se introduce en la madera por capilaridad desde la superficie hacia el interior.Balsa de tratamiento

Con este tratamiento y en función del tipo de protector utilizado se consigue una protección superficial contra la acción de agentes bióticos y fotodegradación.

La ventaja de este tratamiento frente al pincelado y la pulverización es que se consigue un mayor contacto entre las superficies de la pieza a proteger y el producto protector.

En los métodos activos, en los que la cantidad de producto absorbida se puede controlar con mayor precisión, se incluyen la inmersión prolongada, la difusión, la presión, el doble vacío y el tratamiento térmico.

La humedad de la madera puede ser de 18% cuando se utilizan productos de acabado con disolventes y superior a 28% cuando se requiere proteger madera recién aserrada contra los hongos cromógenos.

La ventaja de este tratamiento frente al pincelado y la pulverización es que se consigue un mayor contacto entre las superficies de la madera a proteger y el producto protector.