Ampliación de la Biblioteca Municipal “Alzkibel”, Azkoitia. Guipúzcoa

 

Juan Baldarrain Santos,  arquitecto.

 

Caja esculpida irregular como biblioteca en la estación del tren

Javier Beldarrain, arquitecto, ha ganado numerosos premios en concursos y lleva en estos momentos diversos proyectos, como la biblioteca de la universidad Carlos III de Getafe o la biblioteca de Irún, se refirió al proyecto calificándolo como uno de los que más cariño e interés ha  suscitado en su carrera por su singularidad y el reto que suponía.Juan Baldarrain Santos 2

Según sus palabras, no cabe ninguna duda de que realizar una ampliación de un edificio como la antigua estación de Azkoitia es extremadamente delicado. A pesar de su pequeño tamaño, el edificio a conservar muestra  una arquitectura cuya simetría, decoración de fachadas, remates de cubierta y esquinas tienen una clara voluntad de singularizar el edificio. Se muestra orgulloso de su condición de edificio acabado, completo en su diseño.

En relación a la ampliación la calificó como una caja esculpida en forma  irregular que alberga la nueva ampliación de la biblioteca. Su pesada piel de traviesas de ferrocarril de madera evoca la historia del actual edificio, casi como si al desmontar la vía se hubieran apilado las viejas traviesas junto a la estación. El carácter de objeto, de caja, que tiene la ampliación que se propone, permite no competir con la arquitectura preexistente. Al mismo  tiempo su condición de objeto inacabado valora aún más el edificio actual.

Por otro lado menciona que si algo se echa en falta en el edificio actual es una mayor relación con el entorno inmediato. Las estaciones de paso del ferrocarril surgen, a menudo, como edificios prediseñados, del tablero de quien proyecta a un tiempo todas las estaciones del recorrido. Su implantación en el lugar se concentra más en la relación con la línea del  ferrocarril que con la ciudad, confiando en la autonomía del diseño. La  desaparición de la vía no hace sino acentuar esa condición desarraigada.

El resultado es la inquietante sensación que produce la biblioteca actual de que su situación es casual, y bien podía haber estado en cualquier otro sitio.  La ampliación se sitúa en el testero sur del edificio actual. Con ello se pretende relacionar la biblioteca con el Boulevard del tren. El uso de la madera envejecida como material de fachada permite relacionar arquitectura y parque, precisamente por su condición natural. De esta  forma, la nueva biblioteca apuesta por el boulevard dando sentido a su  emplazamiento.

biblioteca2 (1)               Biblioteca entrada principal 2

 

Ampliación por vaciado

En este momento el cuerpo de la escalera, los locales de servicio, el acceso  y el control ocupan prácticamente un tercio de la superficie del edificio. La ampliación requerida de los usos de biblioteca se puede realizar por lo tanto  por el procedimiento de vaciar el edificio existente de todos estos usos para  ganar dicha superficie. Con ello se logran tres grandes salas de 7x19m.  cuya estructura regular permite amueblarlos y subdividirlos con mamparas  ligeras de infinitas formas. Al atractivo espacial de unificar el espacio interior de modo coherente con la definición unitaria de las fachadas del  edificio existente, se une la gran versatilidad y flexibilidad de uso que aporta a la biblioteca.ventana biblioteca

En la nueva construcción se concentran de este modo el resto de los usos que con su dimensión van definiendo esa escultura irregular de piezas macladas en que se convierte la ampliación de la biblioteca. En ella están  las comunicaciones verticales, el acceso, un control en cada planta, locales de servicio y zonas de descanso y terrazas que se abren al boulevard. El proyecto se genera desde adentro hacia afuera, sacando provecho de la flexibilidad que durante el proceso de diseño permiten las geometrías irregulares.

La obra

La obra que se ha acometido comunica las instalaciones de siempre con la nueva edificación que se ha levantado pegada a la biblioteca y sobre la que se han colocado como recubrimiento exterior traviesas de madera de tren. Para proceder a los derribos hay que retirar y colocar debidamente protegidos los más 17.000 libros y revistas, así como los 465 audiovisuales de los que se disponen cerrando con paneles aproximadamente un tercio de la superficie de cada planta (el más alejado de la zona de obras), para poder almacenar allí los fondos de la institución. El arquitecto ha calificado la obra como una caja esculpida en forma irregular  la que albergará la nueva ampliación de la biblioteca y su pesada piel de traviesas de ferrocarril de madera evocara la historia del actual edificio, casi como si al desmontar la vía se hubieran apilado las viejas traviesas junto a la estación.

El uso de la madera envejecida como material de fachada perme, según Beldarían, relacionar arquitectura y parque, precisamente por su condición  natural. De esta forma, la nueva biblioteca apuesta por el boulevard dando  sentido a su emplazamiento.Traviesas de madera

Hasta que se procedió al vaciado, el cuerpo de la escalera, los locales de  servicio, el acceso y el control ocupaban prácticamente un tercio de la superficie del edificio. Tras las labores de vaciado, se logran tres grandes  salas de 7x19m., cuya estructura regular permite amueblarlos y  subdividirlos con mamparas ligeras de infinitas formas. Al atractivo espacial  de unificar el espacio interior de modo coherente con la definición unitaria de las fachadas del edificio existente, se une la gran versatilidad y flexibilidad de uso que aporta a la biblioteca.

En la nueva construcción se concentran de este modo las comunicaciones verticales, el acceso, un control en cada planta, locales de servicio y zonas  de descanso y terrazas que se abren al boulevard. El proyecto se genera de  adentro hacia afuera sacando provecho de la flexibilidad que durante el proceso de diseño permiten las geometrías irregulares.

Premio obtenido con esta obra

El premio obtenido con esta obra se corresponde con los Premios Foro Civitas Nova. Estos premios nacen en el año 2006 con objetivo promover el diseño y la realización de proyectos o iniciativas de diferente perfil vinculadas con la arquitectura o el urbanismo sostenible, fomentar la calidad y aplicación de técnicas y/o soluciones innovadoras en la construcción, destacar proyectos de urbanización e infraestructuras que sobresalgan por su valor intrínseco y subrayar aquellos trabajos donde prime el respeto y protección paisajística.

En la edición del año 2007 se ha acordado, por unanimidad, conceder este premio en categoría única compartido entre cuatro proyectos y uno de ellos ha sido la Ampliación de la Biblioteca Municipal “Alzkibel”, Azcoitia. Guipúzcoa

El motivo para este premio en este caso ha sido  las muchas dificultades que nos encontramos en la utilización de materiales reciclados y la baja consideración social de los productos reutilizados. Podríamos decir que nadie quiere que su casa esté construida con “basura”. Por ello, debe hacerse una intensa labor pedagógica que dignifique el hecho de construir con “lo viejo” para no consumir nuevos recursos. Este ha sido uno de los ejes del discurso que ha acompañado al proyecto de la Biblioteca de Azkoitia. Demostrar que podemos confiar en la reutilización de materiales para crear arquitectura de vanguardia, de modo eficaz, sensible y seguro. Fomentar la cultura de lo sostenible y la calidad arquitectónica puede y debe ser una misma cosa.

La imagen de la nueva biblioteca se sintetiza de manera calculada en el uso de traviesas de ferrocarril reutilizadas para forrar las fachadas. De este modo, su pesada piel de traviesas de madera evoca la historia del lugar, casi como si al desmontar la vía se hubieran apilado las viejas traviesas junto a la estación. Esta interesante relación entre el pasado del edificio y el del material protagonista de la ampliación ha sido extraordinariamente eficaz para integrar las dos partes de la nueva biblioteca. Al mismo tiempo, el uso de las traviesas reutilizadas se convierte en clave para integrar el edificio en el lugar. La ampliación se sitúa en el testero sur del edificio preexistente. Con ello, se relaciona la biblioteca con el nuevo Boulevard del Tren. El uso de la madera envejecida permite relacionar arquitectura y parque. La condición escultural del “apilamiento” de traviesas convierte a la nueva biblioteca de forma casi sorprendente en un elemento que forma parte del propio parque.1232086

Desde el primer momento del proyecto, se tuvo consciencia del recelo que puede suscitar el uso de traviesas reutilizadas, por haber sido tratadas en su día con aceites de creosota. La directiva comunitaria 76/769/CEE limita el contenido de Benzo(a)pirenos (elemento potencialmente cancerígeno de los aceites de creosota de nueva utilización), al tiempo que regula el uso de madera tratada anteriormente con aceites de creosota. Para evitar cualquier duda sobre la seguridad para la salud del uso de material reciclado, se propuso someterlo a estudio de un laboratorio de reconocido prestigio. Un informe de dicho laboratorio permitió avalar la legalidad y seguridad del uso de las traviesas en el proyecto e incorporar a la misma medida de prudencia, para controlar el contacto cercano con las traviesas y las posibles molestias derivadas de su olor. Además, se diseñó un sistema de control de calidad para garantizar la colocación de traviesas con un muy bajo contenido de creosota. Todo ello fue explicado a los representantes de la comunidad, resultando de ello una unánime aceptación de la fachada proyectada. Vencer los miedos con datos científicos es, seguramente, el mecanismo más eficaz para convencer a la sociedad de que es posible reciclar materiales con seguridad y durabilidad, prolongando su vida útil, sin necesidad de consumir recursos nuevos.